Ecuador muestra preocupación por fuerte aumento de menores que dejan al país en primer semestre

QUITO, 7 sep (Reuters) – El gobierno de Ecuador dijo el martes que más de 62.000 personas que viajaron al extranjero en el primer semestre de este año no han regresado al país andino, incluyendo a 8.700 menores de edad que habrían salido en circunstancias de migración riesgosa.

Este número de personas representa un aumento del 98% frente al primer semestre del 2019, sin considerar el 2020 por las restricciones de movilidad a nivel mundial impuestas para contener la pandemia del coronavirus, según datos oficiales.

“Un aspecto de especial preocupación es el incremento de menores de edad ecuatorianos que no regresan al Ecuador”, dijo el canciller, Mauricio Montalvo, en una conferencia sobre movilidad humana en la ciudad de Cuenca.

Montalvo aseguró que el gobierno tiene el registro de que casi 9.000 menores no han regresado a la nación andina. “La mayoría de los cuales habrían sido trasladados a Estados Unidos en circunstancias de migración riesgosa”, reconoció el canciller.

El gobierno ha identificado en estos movimientos migratorios de menores varios casos de falsificación de documentos como poderes y autorizaciones de salidas del país y una “amplio” accionar de grupos de traficantes de migrantes.

El canciller dijo además que los traficantes de migrantes habrían obtenido más de 1.000 millones de dólares en el primer semestre del año.

Las autoridades han señalado que desde septiembre del año pasado se comenzó a registrar un mayor flujo de ecuatorianos hacia México, que es utilizado como un país de tránsito hacia Estados Unidos, debido a los problemas económicos de Ecuador, agudizados por la pandemia.

México impuso el visado a ciudadanos ecuatorianos para ingresar a su territorio a partir del 4 de septiembre de 2021.

Montalvo atribuyó el aumento de los flujos migratorios a la situación socioeconómica del país, agravada por la pandemia. “Además del impacto de la crisis económica, la motivación de migrar podría deberse a otros factores de carácter social y cultural”.

(Reporte de Alexandra Valencia. Editado por Rodrigo Charme y Juana Casas)

A %d blogueros les gusta esto: