Recoleta: le hicieron creer que tenían a su hija, fue hasta el banco y dejó junto a un container una importante suma

Una mujer de 66 años fue víctima de un “secuestro virtual” en el barrio porteño de Recoleta. Fue cuando recibió un llamado en el que alguien que se hizo pasar por su hija, le pidió ayuda porque la tenían secuestrada. Enseguida, otra voz le exigió dinero como rescate por el supuesto secuestro.

Esta vez, los delincuentes se salieron con la suya. La mujer fue hasta un banco cercano, retiró dinero de sus ahorros y lo dejó, según los criminales le habían exigido, dentro de una bolsa, apoyada en un contenedor de basura, cerca de su casa. Poco después, la mujer se enteró de que su hija estaba trabajando con normalidad y no cautiva.

Todo ocurrió a plena luz del día, en las inmediaciones de la esquina de las calles French y Aráoz, a metros del Parque Las Heras. Eran las dos de la tarde cuando la mujer, que estaba en su casa cuidando un nieto de cuatro años, recibió la perturbadora llamada.

Sonó el teléfono fijo de su casa y al atender escuchó una voz femenina que, dirigiéndose a ella como su hija, le pedía ayuda. Acto seguido, otro de los delincuentes toma el teléfono y le exige 150 mil dólares a cambio de la libertad de su hija.

“Le dijeron que sino la iban a matar”, relató Héctor, marido de la mujer en diálogo con el canal de noticias TN. El hombre explicó que, como en su casa no había dinero, su esposa salió con el nene hacia un banco ubicado a tres cuadras, en Las Heras y Ugarteche, para retirar dinero de sus ahorros. Ese había sido el pedido de su supuesta hija en el llamado.

“Le exigieron que tuviera el celular encendido en el bolsillo, con una llamada en curso, incluso adentro del banco, para monitorearla. Supuestamente la estaban siguiendo de alguna forma por el celular”, detalló el hombre.

El esposo de la víctima relató además que en el Banco Galicia la dejaron pasar sin problemas a su caja de seguridad porque “es jubilada, no requiere turno y la conocen todos“. Al salir, la mujer dejó el dinero en una bolsa “con cierta característica” que había exigido el presunto secuestrador.

La mujer dejó la bolsa apoyada junto a un contenedor de basura y rápidamente volvió a su casa, a unos cincuenta metros. “Estaba nerviosa, no atinaba a nada y estaba con el nene”, explicó Héctor.

La verdad se conoció cuando la mujer se comunicó con su marido, quien volvió rápidamente del trabajo hacia la vivienda. Él se comunicó con su yerno, quien aviso que la mujer supuestamente secuestrada estaba bien, en su trabajo, y que “no había pasado nada”.

Desde TN contaron que la mujer engañada por los delincuentes se encontraba recibiendo asistencia psicológica por la traumática situación que atravesó.

LGP

A %d blogueros les gusta esto: