Caso Nahiara: declaran culpables al padrastro y a la madre de la niña de 3 años brutalmente asesinada en Río Negro

La Justicia declaró culpables este viernes a Valeria Miranda (21), madre biológica de la niña muerta a golpes en la localidad rionegrina de Los Menucos, y a su pareja, Carlos Rubén Erbin (39), por el homicidio de Nahiara, de 3 años.

Según la decisión del jurado popular, integrado por 12 ciudadanos, Erbin fue encontrado culpable de “lesiones graves y leves agravadas por haber sido cometidas con violencia de género, en concurso real con femicidio”, mientras que Miranda fue acusada por “abandono de persona, agravado por el vínculo, seguido de muerte”.

Poco sirvieron los intentos del abogado defensor de la madre de Nahiara, que buscó la absolución de su clienta alegando que había sido víctima de violencia de género y que había sido manipulada y maltratada por su pareja.

El trágico hecho sucedió el 7 de abril de 2020, cuando Nahiara Soledad Miranda falleció por un “traumatismo craneal”. En tanto, su madre y su padrastro intentaron imponer la versión de que se había tratado de un accidente doméstico, hipótesis que finalmente fue descartada.

Según el testimonio de un médico forense, quien confirmó que la muerte se produjo por un “golpe” en la cabeza, el cuerpo de la niña de tres años presentaba 46 lesiones, cinco costillas fracturadas, quemaduras de tercer grado en las piernas y glúteos y además le faltaban dos piezas dentales.

Durante el juicio, Miranda trató de desligarse del femicidio de la nena de 3 años y para eso adjudicó toda la responsabilidad a su pareja. “A mí siempre me tenía amenazada con que me iba a matar a mi hija, y lo terminó haciendo”, afirmó la mujer durante el juicio.

Pese a haber llorado durante toda su declaración, no solo señaló a Erbin como el responsable de la muerte sino que también lo acusó por violencia de género. “Siempre me golpeaba y golpeaba a mi nena”, aseguró la mujer.

Sin embargo, en la apertura del proceso, el fiscal jefe de General Roca Andrés Nelli, precisó que los padres “le produjeron un certero golpe en la cabeza con un rebenque que le ocasionó un hematoma que fue en aumento hasta que le produjo la muerte”.

En el juicio, la madre de Nahiara relató que el día de la tragedia, Erbín le dijo que la nena se había caído de la escalera. “Pero yo sé que no es verdad. Yo estaba adentro de la cocina, sentí un golpe, y mi hija estaba caída. Él (acusado) estaba al lado de ella con un rebenque en la mano y me dijo que le mintiera a los milicos”, aseguró.

Las marcas que los forenses constataron en el cuerpo de la menor fueron una prueba irrefutable del maltrato que recibía y descartó casi de inmediato la hipótesis de una muerte accidental. “No sé por qué se desquitó con una criatura. Era mi única hija, la única compañía que yo tenía en la vida. Y me quitó un pedazo de mi alma”, aseguró Miranda ante el jurado.

El padrastro de la víctima negó en su declaración haber maltratado a la pequeña. “No la maté (a Nahiara), pero tampoco puedo asegurar que haya sido Valeria”, afirmó.

Sin embargo, el acusado señaló que la mamá de la nena era “fría” con la menor y aseguró que “la fajaba con lo que tenía”. “Le decía que no le pegue a la nena. Para mí no era normal”, contó. Incluso en su declaración dijo que la mujer fue quien le mintió y le dijo que la nena se había caído por la escalera. Por último resaltó que cualquiera en la casa tenía acceso al rebenque, que estaba guardado adentro de una habitación.

La historia del homicidio

Todo comenzó en la mañana del martes 7 de abril de 2020 en Los Menucos, un pequeño paraje rural de la línea sur de Río Negro, cuando personal médico se dirigió a una vivienda tras el llamado de una mujer que indicó que su pequeña hija estaba inconsciente.

Pero al llegar, los médicos constataron que la niña estaba muerta, por lo que de inmediato dieron intervención a la policía.

Los efectivos que trabajaron en la casa realizaron un primer examen al cuerpo y advirtieron que la niña presentaba aparentemente lesiones compatibles con golpes de vieja data, añadieron las fuentes.

Los voceros dijeron que la madre de la nena dijo que días antes su hija había sufrido un “accidente doméstico” al caer de una escalera desde unos dos metros de altura. La mujer agregó que eso había sucedido días antes, el pasado viernes, y que recién el lunes su hija se descompensó.

Ante las sospechas de que podría tratarse de un caso de violencia familiar, desde la fiscalía de turno de General Roca se dispuso el arresto del padrastro de la niña, quien fue alojado en el destacamento 18 de Los Menucos.

Poco después, y ante la conmoción social que generó el episodio, la intendenta de Los Menucos, Mabel Yahuar, a través de su cuenta de Facebook, confirmó la detención de una persona: “Se informa que el presunto sospechoso ha sido detenido y puesto a disposición de la justicia actuante”, escribió.

En tanto, horas después fue también detenida la madre de la niña. Vecinos del paraje donde vivía la niña aseguraron a la prensa local que habría antecedentes de denuncias de violencia en el seno de esa familia.

Indignados por lo sucedido, y con intención de expresar su repudio, un grupo de habitantes rompió la cuarentena y se encaminó a la seccional donde estaban alojados los detenidos y exigió justicia con gritos y aplausos.

A %d blogueros les gusta esto: