Por el “frenazo”, el dólar tendría el mayor atraso de las últimas cinco elecciones legislativas

El Gobierno desplegó todas sus herramientas para generar un “veranito” antes de las elecciones. La principal fue la decisión de planchar el dólar. El objetivo es contener la inflación de modo que, junto con la reapertura de paritarias, los refuerzos de programas sociales, y tarifas semicongeladas, se apuntale el consumo. Pero la estrategia no sería gratuita para la economía.

“El costo de este, exiguo en nuestra opinión, impulso al consumo, no es menor: será la apreciación cambiaria más significativa de las últimas cinco elecciones de medio término“, dijo Econviews. Según la consultora, el tipo de cambio real registrará en octubre una variación del 12% interanual, muy por encima del 4% en 2005, el 2% en 2009, el 1% en 2013 y el 3% en 2017.

A diferencia de otros períodos, la inercia hizo que, pese a que el dólar oficial viaja al 1%, la inflación lo hace a un 3% o más, presionando sobre el tipo de cambio real. “El nivel de competitividad no es malo, pero el frenazo es descomunal, por eso el verano va a pasar a factura y va a haber una corrección cambiaria”, dijo Victor Ruilova, el economista a cargo del informe.

Después del pico inflacionario en marzo del 4,8%, el Banco Central profundizó el ancla cambiaria para moderar los precios. Así, la suba del dólar mayorista fue cada vez menor desde enero. La política cambiaria sirvió para desacelerar un poco los precios, pero sin perforar el piso del 3% y con mayores tensiones. Hoy, el mayorista cotiza a 97,41$ y el blue a $182, una brecha de casi el 87%.

Los analistas relevados por el BCRA estiman que el peso finalizará en torno a los $ 107 en promedio en diciembre, por encima de los $ 102 previstos por el ministro de Economía, Martín Guzmán. Esto representa una suba del 27% anual frente a una inflación de entre el 45 y 50%.

Ello implica que la moneda acumularía una apreciación real bilateral de 11% contra el dólar a lo largo de 2021, como consecuencia del ancla cambiaria ejecutada desde el primer trimestre del año”, dijo Sebastián Menescaldi, director de EcoGo.

Las consultoras coinciden, no obstante, en que el nivel del tipo de cambio real seguirá siendo superior al de otros años recientes. “A pesar del reacomodamiento de la divisa, el tipo de cambio real permanece igualmente en valores elevados, siendo 15% superior al promedio observado desde 2005 a la fecha”, dijo Menescaldi.

En la misma línea, Ecolatina estima que el dólar se apreció más de un 9% desde diciembre de 2020 y que “continuaría perdiendo competitividad”. “Sin embargo, a pesar de la apreciación de este año electoral, esta medida de competitividad cambiaria todavía se ubicaría más de un 20% por encima de los niveles promedio de 2016-17, años recientes de elevada apreciación cambiaria, señaló Juan Pablo Albornoz, analista de la consultora.

¿Qué pasará después de las elecciones?

El escenario sería diferente después de las elecciones, cuando se espera que el ancla se vaya levantando. Eso fue lo que ocurrió en las últimas elecciones legislativas. “Están atrasando el tipo de cambio y lo que pasa después es que en los veranos posteriores a las elecciones que hiciste eso o perdiste muchas reservas o tuviste que devaluar“, explicó Ruilova.

Luego de las legislativas de 2005, no hubo devaluación, pero Néstor Kirchner pagó US$ 9.500 millones en cash al FMI, lo que impactó en las reservas. En 2009, no hubo sobresaltos porque el reajuste llegó antes por la crisis financiera. En 2013, en cambio, el tipo de cambio nominal subió 28,4%, un plan que incluyó devaluación y suba de tasas, y en 2017, hubo un salto del 15,7%.

Con esos antecedentes, la consultora proyecta una cotización de $ 171 para fines de 2022, una suba del 60%. El diagnóstico es que la “amarra” deberá soltarse para fortalecer al BCRA. La corrida del año pasado redujo las reservas netas en US$ 4.500 millones, mientras que la actual intervención sobre el mercado paralelo ya insumió cerca de US$ 1.500 millones.

Por otra parte, hasta marzo próximo hay que desembolsar casi US$ 12.000 millones entre Club de París y FMI, una suma que no llegaría a ser cubierta con las actuales reservas netas y los US$ 4.334 millones de DEG que llegaron hoy del FMI. Y de cara a un acuerdo con el organismo, se prevé que el directorio pedirá una reducción de la brecha cambiaria y acumular reservas. En definitiva, un dólar más alto.

AQ

A %d blogueros les gusta esto: