La historia de la estrella pop afgana que logró escapar de los talibanes y apuntó contra Joe Biden y la ONU

Si en 2015 Barry Levinson no hubiera estrenado, casi en secreto, Rock the Kasbah: descubriendo una estrella, el filme protagonizado por Bill Murray, Kate Hudson y Bruce Willis que cuenta la historia del surgimiento de la primera cantante pop afgana, la vida de Aryana Sayeed bien merecería un filme que cuente la suya

Nacida en 1985 en Kabul, en el seno de una familia de padre pastun y madre tayika, a los 8 años dejó Afganistán junto a sus padres, para recalar primero en Pakistán, y luego en Suiza, donde fue admitida en una escuela de música en cuyo coro comenzó a dar sus primeros pasos como cantante. A los 12, Aryana supo que ese era un camino que ya no abandonaría.

En ese plan, en 2008 grabó su primer single, MashAllah, y siguió en la ruta hasta que, en 2011, la publicación del tema Afghan Pesarak provocó un salto en su carrera, a partir de la relevancia que adquirió en la diáspora afgana, que la llevó a recorrer el mundo para presentarse en el ámbito de su comunidad.

Regreso con gloria

Pero eso no era suficiente para Sayeed, quien decidió regresar a Afganistán, para intentar replicar ese éxito en la tierra que la vio nacer. No se equivocó: en 2017, la cantante ganó el premio Afghan Icon Award y fue nombrada Mejor Artista Femenina de Afganistán. También recibió el título de Voz de Afganistán del ente público afgano.

Además, como si se tratara de la Salima del filme de Levinson, Aryana logró una popularidad inusitada gracias al programa Music Night, en uno de los principales canales de entretenimiento, al tiempo que colaboraba activamente en la campaña #WhereIsMyName dirigida por Laleh Osmany, que impulsó un cambio en la ley afgana para que las mujeres pudiesen tener documento de identidad.

Su fama creció al punto de que en la televisión se instauró el Premio Aryana, mientras la artista se convertía agregaba a su currículum la profesión de conductora y también de jueza en la versión local de La Voz. Pero tal vez el pico de aclamación Aryana lo obtuvo con la canción Banoo e Atash Nasheen, que describe el dolor que las mujeres de Afganistán han enfrentado durante años de guerra y abuso.

Activismo y reacción

El tema provocó una reacción inmediata de los círculos religiosos en su contra, dejando en evidencia lo difícil que es para una “activista” hacer oír su reclamo contra la opresión sexual en una sociedad en la que los derechos de las mujeres no están dentro de la agenda de muchos.

“Hay ciertas personas en Afganistán que han estado en contra de la música, contra la celebración, incluso contra el Año Nuevo y todo eso. Siento que hoy tenemos que mantenernos unidos y luchar contra ello”, decía la cantante cuatro años atrás. “Al final del día, también somos seres humanos y estas son las necesidades humanas básicas”, concluía.

Sin embargo, la escalada al poder de los talibanes cambió por completo el presente de Sayeed, quien debió dejar su país, esta vez con sus 36 años a cuestas, para presevar su libertad y, en definitiva, su vida. “Yo había dicho en una de mis entrevistas recientes que yo seré el ‘último soldado en dejar la Patria’… Y, curiosamente, eso es exactamente lo que pasó”, escribió en su cuenta de Instagram.

“Tengo la esperanza y rezaré para que, como resultado de los cambios recientes, por lo menos mi hermosa gente será capaz de empezar a vivir una vida pacífica sin el miedo a los terroristas suicidas y explosiones“, agregó Sayeed, quien además dio un parte de su situación: “Estoy bien y viva después de un par de noches inolvidables, llegué a Doha, Qatar, y estoy esperando mi vuelo a Estambul”.

Y cerró su posteo con una promesa. “Después de llegar a casa y cuando mi mente y mis emociones vuelvan a la normalidad, de un mundo de incredulidad y shock, tengo muchas historias para compartir con ustedes. ¡Por ahora, por favor manténganse a salvo y por favor permanezcan unidos!”, escribió.

Una pregunta sin respuesta

Pero antes de contar sus historias, la artista apuntó contra el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden y las Naciones Unidas.

¡No puedo creer que hayan abandonado Afganistán en el caos! Sacar unos pocos miles de ciudadanos estadounidenses no va a resolver el problema. ¿Qué pasa con los millones que se quedan atrás en el caos total? Miles de ellos desplazados sin refugio, sin alimentos para comer y sin ningún lugar a donde ir. ¿Qué pasará con ellos?”, reclamó.

Y exhortó de manera dramática: “Por favor #sanctionpakistan. Por favor, paren de financiar a Pakistán, país que utilizan para producir más terroristas y enviarlos a Afganistán en nombre de AL-QAEDA, ISIS, TALIBÁN, etc !!!!!! Por favor, pongan fin a esta guerra injusta y cruel y a los asesinatos de nuestro pueblo inocente, por el bien de Dios y por el bien de la HUMANIDAD”.

E.S.

A %d blogueros les gusta esto: