Varados: el Gobierno evalúa un “aumento progresivo y escalonado” del cupo

Con la preocupación puesta en el avance de la variante Delta y en los posibles focos de transmisión comunitaria, el Gobierno se prepara para renovar las medidas de restricción impuestas en las fronteras, que vencen a última hora de este viernes. Aunque en su regreso al trabajo presencial en Casa Rosada Alberto Fernández hará un análisis global del boceto de decreto acordado entre las distintas áreas involucradas en el tema, altas fuentes oficiales confiaron que se evalúa un “aumento escalonado y progresivo” del cupo, como se impuso en la última etapa, pero que la idea es mantener el cepo por debajo de los 2 mil residentes y argentinos que podían volver del exterior. 

El Gobierno volvió a rodear al anuncio de un fuerte hermetismo. Incluso, a diferencia de otras ocasiones, no hubo encuentros presenciales interministeriales de alto volumen político. Las conversaciones entre las áreas involucradas (Salud, Interior y ANaC) se desarrollaron en forma virtual, vía Zoom, y en la letra del borrador de DNU que prepara la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, hubo aportes sin mayores fricciones.

La premisa de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, de mantener restricciones no fue contradecida aunque el análisis en general es que los mayores controles de los argentinos que arribaron el último mes permiten “trabajar en una hipótesis de un cupo más alto” de los 1.000 pasajeros que actualmente pueden ingresar al país, según la Decisión Administrativa 683/2021 firmada el 9 de julio pasado.

Esa norma, en medio de reproches de la oposición y duros cruces con el sector aerocomercial que alzaron la voz ante la titular de la ANaC Paola Tamburelli, ya había aumentado el ingreso de argentinos y residentes: hasta entonces el cupo era de 600 pasajeros. Ahora, aunque el tope de 2 mil vigente desde enero asoma lejos, en Balcarce 50 admiten que se podría ampliar.

El primer paso en ese sentido ya se oficializó y tiene que ver con una medida dispuesta por Migraciones, que habilitó nuevamente la reunificación familiar, el trámite que permite el ingreso a la Argentina a extranjeros que son familiares directores de argentinos y residentes. 

Estará vigente desde este sábado y contempla que extranjeros puedan alegar cuestiones de reunificación familiar ante las aerolíneas para poder viajar. La otra novedad es que esos casos no serán contados dentro del cupo fijado por el Gobierno

“Estamos viendo que los números han bajado, que las unidades de terapia están mejores, que el sistema de salud no está tensionado y eso permitió un montón de libertades como que los chicos vayan a doble jornada. Teniendo en cuenta todo esto, seguramente se pueda avanzar en grados de flexibilización en los vuelos“, concedió Florencia Carignano, directora de Migraciones, en diálogo con La Red.

La funcionaria admitió que el Gobierno analiza autorizar el ingreso al país de extranjeros con dos dosis de la vacuna para promover el turismo, una idea por la que viene insistiendo el ministro Matías Lammens para reactivar al sector, pero que también mira con atención el ministro de Economía, Martín Guzmán, por el ingreso de divisas que implica.

“Si las provincias, la gente y los números nos ayudan en los próximos meses, podrían ingresar”, sostuvo Carignano, aunque evitó “dar una fecha” porque “de un momento a otro te explota algo como lo de Córdoba y hay que volver atrás”.

Ya con Fernández en su despacho de Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, volverá a reunir las posturas de cada área para darle la puntada final a la Decisión Administrativa que, con aval del Presidente, firmará el viernes.

A priori, si bien se avanzaría en una ampliación del cupo y a mediano plazo se evalúa reabrir el ingreso de extranjeros, la idea es mantener restricciones para “estirar al máximo” la propagación de la cepa Delta. Los 7 días de cuarentena que deben cumplir los pasajeros al llegar y los tres tests de PCR (uno previo, otro al llegar y el último al séptimo día) se mantendrán. Si bien ya hay focos de contagio en la Argentina que son analizados por los distritos y la transmisión local de esa variante es inevitable, en el entorno del Presidente hacen una evaluación positiva de las medidas adoptadas. “Se retrasó mucho la llegada de la Delta y eso nos permitió avanzar en el plan de vacunación”, indican.

Con esa premisa, sostienen en el Gobierno, la liberación total del cupo recién se contemplará cuando la variante Delta ya sea la dominante en la Argentina y el porcentaje de argentinos inoculados con las dos dosis se ubique cerca de la mitad de la población. 

A %d blogueros les gusta esto: