Patricia Bullrich habló del caso “Chano” Charpentier y reclamó que habiliten el uso de las Taser

Tras el brote psicótico que sufrió el músico Santiago “Chano” Moreno Charpentier se reavivó el debate por el uso de las pistolas eléctricas. La titular del PRO, Patricia Bullrich, coincidió con Sergio Berni y reclamó este martes que se habiliten el uso de las Taser. Además, cuestionó que “hace casi 10 años” se viene discutiendo lo mismo.

“Esta discusión de las Taser la empezó (el ex presidente Mauricio) Macri en 2013. Estamos a casi 10 años y seguimos con la misma discusión”, subrayó la ex ministra de Seguridad.

En declaraciones a radio Mitre, Bullrich puntualizó: “El policía, desde mi punto de vista, tomó la decisión correcta con un arma letal. Si hubiera tenido un arma no letal, lo que hubiera logrado es inmovilizar a Chano en este caso”.

En esa línea, la titular del PRO consideró que si las pistolas Taser estuvieran autorizadas para el uso de los efectivos policiales “se podría haber evitado esta herida gravísima que lo ha puesto a Chano en una situación de mucha crisis”.

“Chano” Charpentier permanece internado en situación crítica tras recibir un disparo en el abdomen de un policía a quien intentó apuñalar con un cuchillo al sufrir un brote psicótico..

Son circunstancias de un segundo, donde lo que tenés que hacer es tomar una decisión”, argumentó Bullrich, y explicó que “el problema de la distancia del cuchillo es fundamental. Todos los manuales de formación policial te plantean que a 7 metros el cuchillo se transforma en un arma letal“.

De esta manera, Bullrich se sumó al debate sobre el uso de las pistolas Taser: “Practicamente en todas las policías del mundo se combinan ambas armas. Tienen de un lado el arma reglamentaria, que es un arma letal, y luego tienen un arma tipo Taser, que es un arma de inmovilización”.

“El policía cuando está en esa circunstancia no tiene la capacidad de evaluar exactamente cuál es el arma que tiene la persona que está en frente. No puede saber si ese cuchillo tiene punta cuadrada, punta redonda o no tiene filo”, subrayó.

En ese sentido, la ex ministra de Seguridad continuó: “Él (policía) está amenazado y en los manuales aprendió que cuando esa arma está a menos de 7 metros, cuya persona tiene el doble o el triple de la fuerza que cuando está normal por el nivel de excitación que tiene, tiene que protegerse porque lo pueden matar”.

“Esa idea de evaluación del arma es una idea imposible de realizar, porque estas circunstancias se dan en segundos”, justificó Bullrich.

Sobre el uso de la pistola Taser en la Ciudad

La titular del PRO explicó que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires “tiene algunas Taser”, pero no las puede utilizar el personal de la Policía de la Ciudad porque “no tienen la autorización”.

“La ciudad tiene algunas Taser. Hace un mes, cuando le dieron la autorización para comenzar a usarlas, el Gobierno nacional echó al director de la ANMaC (Ramiro Urristi)“, advirtió Bullrich.

Urristi ocupaba el puesto de director ejecutivo de la Agencia Nacional de Materiales Controlados. La ANMaC, como se la conoce por su sigla, es el organismo renombrado de lo que fuera el Registro Nacional de Armas (ReNAr).

Desde ese lugar y en medio de la grieta sobre las Taser, el funcionario echado habilitó el 10 de mayo pasado la compra de 60 “armas electrónicas incapacitantes” (Taser X2) con destino preciso: la fuerza policial del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Para Bullrich, el Ejecutivo nacional “tomó una decisión ideológica contra este director por haber permitido el uso de las teaser”, y concluyó: “La Ciudad hoy no tienen la autorización de la ANMaC, que toda arma que utiliza tiene que tener la autorización de ese organismo”.

A %d blogueros les gusta esto: