Estrangularon a un empresario gastronómico en Mar del Plata

Un vecino de Mar del Plata se sorprendió al toparse con la escena a través de una de las ventanas y llamó al 911: dentro del local -avisó-, desde la vereda, veía la silueta inmóvil de un hombre colgado de una cuerda. La Policía constató que se trataba del dueño del lugar, un empresario gastronómico, víctima de un crimen.

La hipótesis de un suicidio se descartó rápidamente. El cuerpo tenía golpes y cortes en el rostro. Pocas horas después del hallazgo, lo confirmó la autopsia.

Ezequiel Guasone, de 48 años, cuya familia había radicado una denuncia por averiguación de paradero unas horas antes, había sido golpeado y luego colgado del cuello. La causa de muerte es “estrangulamiento”.

La denuncia por su desaparición la hizo la ex esposa de Guasone, Alejandra, en la comisaría novena. Contó que él había salido de su casa en la mañana del sábado minutos antes de las 8, que no había regresado y no había conseguido contactarlo de ninguna manera.

La mujer describió cómo estaba vestido, que su ex esposo no tenía problemas de adicciones y que vivían en la misma casa aun estando separados hace algunos años. 

Pasado el mediodía del domingo, un vecino avisó que a través de las vidriera del local de San Lorenzo y San Luis se veía a un hombre colgado. “Se visualizaba un masculino que yacía de una cuerda, aparentemente sin signos vitales”, explicaron fuentes del caso.

La fiscal Romina Díaz autorizó a los agentes de la comisaría segunda a ingresar al local. Guasone estaba sin vida. Leyeron su identidad y supieron que se trataba del hombre que era buscado desde la mañana del sábado.

En esa esquina del barrio Chauvín, residencial, a unas 15 calles del centro, funcionó el restaurante “Pietro”, especializado en cocina italiana, y hace unos meses se había convertido en una cervecería artesanal, aunque actualmente no estaba en actividad

La fiscal Díaz recaratuló el caso como “homicidio”. Los investigadores se ayudarán con las cámaras de la zona, privadas y las que observa el centro de monitoreo, y avanzar en algunas pistas brindadas por allegados de la víctima que indican que la esquina, después de cerrar la atención al público como local gastronómico, había sido usurpada.

DB

A %d blogueros les gusta esto: