El Gobierno sale a tomar deuda por $ 110.000 millones

El Gobierno intentará este martes en la segunda licitación de deuda de julio ampliar el colchón de pesos y reducir las crecientes presiones para financiar el déficit con emisión monetaria. El Ministerio de Economía buscará colocar $110.000 millones para cubrir vencimientos por un monto similar esta semana y tratará de canjear un bono para descomprimir fuertes pagos en agosto.

En esta ocasión, el Tesoro ofrecerá siete instrumentos compuestos por Letras con Descuento (LEDES), tasa variable (LEPASE) y ajustadas por inflación (LECER) con vencimientos en octubre, noviembre y diciembre de este año, y enero, febrero y mayo del 2022. El 80% de los montos a cubrir vence después de noviembre, lo que muestra el interés por aplazar la mayor cantidad de deuda posible para después de las elecciones.

Economía apostó desde fines del año pasado a los títulos ajustados por inflación (CER). Pero ante la expectativa de una desaceleración de la inflación, las LEDES recuperaron atractivo. Así, en la última licitación la deuda en CER representó el 25% de la colocación contra el 80% de un mes atrás. Algunos analistas estiman que la muy leve desaceleración de los precios en junio podría reactivar la demanda de CER.

La oferta de este martes incluye el canje del BONCER (TX21) con plazo hasta agosto por una canasta de letras y bonos apenas 1% por encima de los precios de mercado, con vencimiento en junio de 2022, marzo de 2023 y agosto de ese año. Ya en junio, el Tesoro canjeó el BONCER (TC21) por $300.000 millones y ahora se deberá renovar un remanente de $ 112.000 millones. Al igual que entonces, el nuevo canje apuntaría a captar fondos del sector público.

A %d blogueros les gusta esto: