“Te voy a matar, dame plata”, la declaración del policía que baleó a un limpiavidrios en la 9 de Julio

El policía federal que baleó a un limpiavidrios en la Avenida 9 de Julio afirmó que “no tuvo intención de hacer daño” y que “estaba desesperado”. Además, sostuvo que el joven lo amenazó de muerte.

Sergio Aquino (26)  declaró durante más de dos horas. Su abogado defensor, Jorge Alfonso, pidió su excarcelación, el cambio de carátula y el traspaso a la Justicia porteña.

Aquino, que está detenido en Alcaidía N° 8, empezó su indagatoria a las 11 de la mañana del domingo y dio su versión sobre lo que pasó el jueves pasado.

Según su relato, estaba de licencia por paternidad y se dirigía a una guardia médica con su pareja y su bebé de apenas 13 días.

“Él viene de un nacimiento complicado, por un parto de riesgo. El chico tuvo fiebre alta, estaba pálido y por eso decidieron trasladarlo. Frenó en este punto por el semáforo, con el nene en una situación crítica. Él lo que contó es que el limpiavidrios, de apellido Torres, los increpó. Primero a ella, después a él”, dijo Alfonso a Clarín.

Siempre según su versión, el oficial manifestó que el limpiavidrios le pedía plata insistentemente. “Le decía: te voy a matar, dame plata, los voy a matar… Él, ante la desesperación, extrajo el arma”, agregó el abogado.

Lo cierto es que, tal como quedó registrado por las cámaras de seguridad, el Volkswagen Gol se detuvo por el semáforo en el cruce de 9 de Julio y Venezuela, en el barrio de Monserrat. Enseguida, un limpiavidrios se acercó al parabrisas.

Aquino, que era agente de la División Central de Datos de Drogas de la Policía Federal Argentina (PFA), hizo un gesto negativo.

Fue entonces que, según el registro del video, el joven cruzó por delante del Gol y Aquino aceleró con la intención de tirarle el auto encima. Esa maniobra generó la discusión: la víctima se acercó a recriminárselo por la ventanilla y el policía le dio una trompada.

Antes de ser baleado, el limpiavidrios también golpeó a Aquino, que reaccionó sacando su arma reglamentaria.

“Ante la desesperación, él sacó el arma y le disparó como un tiro imaginario porque apuntó hacia el piso, pensando que no había balas en la recámara. La verdad es que no lo tuvo previsto que saliera el disparo, no tuvo intención de hacer daño. Apuntó al piso, hubo golpes, el trapito lo golpeó y, ante la situación de riesgo de tener a la criatura en ese estado, se desesperó”, describió Alfonso.

Los pedidos de la defensa

Ahora, esperan que Damián Ignacio Kirszenbaum, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 26, defina si lo trasladan a la alcaidía de Madariaga y General Paz, tal como solicitó su abogado. 

Alfonso también solicitó el cambio de caratula: que pase de “tentativa de homicidio” a “lesiones” y que se dicte la incompetencia de la Justicia ordinaria, para que la causa se derive a la Justicia porteña. 

En tanto, la víctima del hecho fue dada de alta y también tuvo su oportunidad de declarar. La bala le rozó una pierna y le provocó una herida leve.

Fuentes el Ministerio de Seguridad de la Nación ya informaron que Aquino fue pasado a disponibilidad mientras se determina la acusación en su contra. 

“Desde el año pasado se reactivó el programa de uso racional de la fuerza, para acompañar a los efectivos que son víctimas de situaciones de violencia y deben usar su arma, pero también para seguir con atención estos casos”, indicaron a Télam voceros de la cartera de Sabina Frederic.

EMJ

A %d blogueros les gusta esto: