Paradoja: una rebaja de nota al país estimula inversiones en acciones de empresas argentinas

El interés de los inversores locales estará puesto esta semana de las novedades que surjan de la reunión anual de Morgan Stanley Capital International (MSCI), que el martes deberá definir si mantiene al país en la categoría de mercados emergentes o lo rebaja a mercado de frontera. Esto, si bien a priori parece una mala noticia, podría traccionar más flujo a las empresas locales y es uno de los factores que motorizó el rally de los papeles argentinos en las últimas semanas.

Si bien la reunión está prevista para este martes, los resultados se conocerán recién este jueves y serán oficializados el 24 de este mes. Sin embargo, la confirmación de la revisión a la baja de la situación argentina puede ser un catalizador que extienda la suba de los precios de las acciones, según los analistas.

MSCI elabora los índices en los que invierten la mayoría de los fondos internacionales. El índice selecciona un conjunto de acciones y los fondos replican la composición para comenzar a invertir. Cuando se produce una reclasificación, se incrementa el flujo de compradores que pueden comenzar a invertir en el país.

La apuesta del mercado es que, justamente, la Argentina sea rebajada a mercado de frontera, categoría en la que en este momento aparecen economías como la de Kenia, Marruecos, Nigeria, Rumania y Vietnam, entre otros.

En su última revisión anual, hace exactamente doce meses, el organismo había decidido “darle otra oportunidad” al país y mantenerlo como mercado emergente. Pero había alertado que los controles de capitales podían forzar la revisión a la baja. Y, lejos de corregirlo en este último año, en octubre el Banco Central profundizó el cepo cambiario.

“Creemos que hay una alta chance que el país vuelva a Mercado Fronterizos, debido a que no ha mejorado en cuanto a los controles de capital y limitaciones para el giro de dividendos al exterior”, afirmó Gustavo Neffa, de Research For Traders. El retorno a mercado de frontera, categoría que el país abandonó recién en 2019, serviría para que los activos mejorarían la perspectiva de los activos argentinos, que no deberían “competir” con otros de países con mejores proyecciones. “Si Argentina pasa a Mercados de Frontera se convertiría en el único país de la región en caer a tal categoría. Y sólo quedarían Brasil, Chile, Colombia, México y Perú listados como emergentes”, sumó Neffa.

Todo es cuestión de perspectiva. Con esta posible recategorización Argentina pasaría de ser “el último orejón del tarro” de los emergentes, donde hay países de peso como China, India, Corea del Sur, Malasia, Taiwán, Tailandia, Polonia, Rusia, Emiratos Árabes Unidos y Sudáfrica; a tener mejor una mejor ubicación dentro del índice de economías fronterizas.

“Actualmente, Argentina tiene una ponderación del 0,12% en mercados emergentes. En caso de convertirse en fronterizo, la participación ascendería a 11% dentro del nuevo grupo bajo el supuesto de que se mantuvieran la actual capitalización bursátil del índice de Argentina y de las otras economías con este status. De esta forma, nos posicionaríamos detrás de Vietnam y Marruecos como el tercer país con mayor incidencia en el índice”, explicó Nery Persichini, de GMA Capital.

La vuelta de Argentina a los mercados emergentes había entusiasmado mucho a los inversores en 2018. En ese momento, se especulaba que por la recategorización ingresaran al país US$ 4.000 millones. Sin embargo, el desplome de casi 60% de las acciones locales después de las PASO en 2019, hizo que por la caída en las cotizaciones muchos papeles locales tuvieran que abandonar el índice argentino, y el impulso se esfumó.

Pero la vuelta a la frontera puede significar que muchas acciones de bancos y energéticas vuelvan a integrar el índice argentino. Estos sectores encabezaron los rebotes de las acciones de las últimas semanas: sólo en las primeras cuatro ruedas del mes los papeles argentinos que cotizan en Wall Street saltaron hasta casi 24%.

A %d blogueros les gusta esto: