“Vas a ser fiambre”, la amenaza de un narco a su hermana que terminó en condena

Un capítulo escalofriante de la trama de violencia narco que atraviesa buena parte de Rosario llegó a un punto final después de cinco años. Este miércoles condenaron a un ex barrabrava de Central por balear la casa de su hermana en la zona noroeste de la ciudad. Ella ya lo había denunciado por la venta de drogas en medio de la disputa que ponía en riesgo a su familia.

En una audiencia realizada por videoconferencia, el juez Pablo Pinto homologó un procedimiento abreviado para dictar una pena de 3 años y 6 meses.

De esta manera, Gustavo Carlos Martinotti (48) reconoció su responsabilidad penal por amenazas calificadas, portación ilegal de arma de fuego de guerra y daño. Si bien los hechos en cuestión ocurrieron en 2019, la víctima afirma que los ataques y las acciones intimidatorias comenzaron mucho antes.

Pasaron cuatro años hasta que la Policía de Investigaciones (PDI) capturó a “Toro” por disparar contra la casa de sus sobrinas en el barrio 7 de Septiembre.

En el procedimiento con 14 allanamientos secuestraron un kilo de cocaína, entre otros elementos de interés para la causa. Para entonces, Marisa Martinotti (45) había recurrido más de una vez al diálogo con la prensa, ya que no había tenido respuesta de las fuerzas provinciales ni de la Justicia.

Vas a ser fiambre“, fue una de las amenazas que la mujer citó en 2016, cuando contó lo padecía frente a su hermano y su padre luego de que su marido se negara a encubrirlos en un operativo antidrogas. En aquel momento, contó que una de las balaceras ocurrió cuando dos de sus hijas y su nieta de 3 años estaban en la vereda en Fresno al 7900.

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmaron que la defensa llegó a un acuerdo con la fiscal Juliana González para cerrar la causa con una condena de prisión efectiva.

Preso en Coronda

Más allá de este fallo, Martinotti sigue alojado en la cárcel de Coronda y está procesado por narcotráfico. En otras investigaciones detectaron que era un engranaje para organizar el negocio en las calles transmitiendo mensajes de Ariel Máximo Cantero hijo, líder de “Los Monos“. En ese momento, “Guille” estaba alojado en el penal de Ezeiza.

En cuanto a uno de los últimos episodios ocurridos mientras “Toro” estaba libre, la Justicia consideró probado que el ex barra de Central estuvo involucrado en el ataque con armas de fuego perpetrado la noche del 16 de abril de 2019.

Alrededor de las 20.15, el imputado llegó hasta la zona al volante de un auto en el que iban otros dos hombres. Tanto él como uno de sus cómplices dispararon contra la fachada antes de escapar.

Uno de los proyectiles calibre 9 milímetros impactó sobre el portón del garaje de la casa de la hermana de Martinotti y otro dio en la puerta de ingreso.

Un tercer balazo dañó el auto de la dueña, que estaba estacionado frente a la vivienda. Los investigadores señalaron que la agresión tenía como objetivo “lesionar y amenazar de muerte” tanto a la mujer como a su familia, aunque no se registraron personas heridas.

Rosario. Corresponsalía.

EMJ

A %d blogueros les gusta esto: