La brecha cambiaria se amplió al 75% en 30 días, pese a la entrada récord de dólares

Pese a la recuperación de los activos argentinos en las últimas semanas, en el mercado cambiario la tensión en el dólar financiero persiste. El contado con liquidación saltó este miércoles por encima de los $167 y anotó su decimocuarta alza al hilo. Pese a las intervenciones oficiales, el dólar financiero se aleja del precio que tiene el solidario.

Así, la brecha cambiaria con el dólar oficial trepa más allá del 75% y acumula un salto superior al 10% en los últimos 30 días. Si bien los analistas coinciden en que el Gobierno se pudo hacerse de un colchón suficiente como para evitar que la distancia entre ambas cotizaciones se dispare por encima de 100% como ocurrió en la segunda mitad de 2020, la persistente suba del CCL les permite aventurar que la brecha continuará ampliándose.

Mientras que en abril, la mayoría de la demanda en el contado con liquidación correspondía a inversores internacionales – se había producido la salida de Templeton que demandó más de US$ 600 millones en la primera mitad de ese mes ; el mes pasado, cuando la cotización del CCL saltó 7%, por encima del avance del resto de los dólares y los precios de la economía, los que más solicitaron dolarizarse por esta vía fueron los inversores locales.

Al mismo tiempo, la estrategia del Central parece por estos días distinta. A pesar de que en mayo las compras de divisas en el mercado cambiario fueron récord en la era Fernández y lograron superar los US$ 2.000 millones, las intervenciones en este mercado se mantienen acotadas. “El Banco Central intervino en los últimos tres días hábiles de mayo. No estamos viendo un BCRA no está interviniendo como lo hizo en enero para frenar la suba del contado con liquidación. Hasta ahora, no está interviniendo fuerte”, señaló Juan Ignacio Paolicchi, de Empiria. “La pregunta es si se lo guardará para los meses previos a las elecciones, cuando la cosecha deje de aportar la cantidad de dólares que viene aportando hasta ahora y el BCRA no pueda seguir comprando en el mismo nivel que se ve por estos días”, dijo.

Así, la brecha sería un indicador de la desconfianza de los ahorristas e inversores al plan económico, que persiste a pesar de que las Reservas del Central hayan vuelto a superar los US$ 42.000 y del buen contexto internacional. Sin embargo, este viento de cola le ha servido a la entidad que preside Miguel Pesce para modificar su estrategia en el mercado del dólar financiero. Para Federico Furiase, de Eco Go: “El Central cambió su estrategia de intervención. Como hay demanda del mercado de bonos en dólares y los precios de estos bonos suben, el Central se está concentrando en la venta del bono AL30 contra pesos y no en la recompra de AL30 contra dólares, para no perder reservas”.

Si bien los analistas coinciden en que esta suba del CCL responde este cambio de estrategia oficial sumado a una menor oferta de dólares luego de que venciera el plazo del pago del Impuesto a la Reserva, la duda es qué pasará a partir del segundo semestre. Gabriel Caamaño Gomez, de Consultora Ledesma, afirmó: “En la medida en que el frente fiscal se desacomode más y haya expectativa de más emisión futura, esa brecha se va a ir ajustando más rápido. Está todo dado para que la brecha suba, pero cuánto va a depender del ritmo que le imponga la campaña electoral”.

Por ahora, el contexto externo continúa siendo favorable. Santiago López Alfaro, de Patente, explicó: “La soja sigue casi en US$ 600, Brasil está volando, el mundo sigue creciendo, los commodities siguen firmes. Argentina anda bien cuando al mundo le va bien. No veo que en este escenario internacional tan bueno, Argentina no pueda controlar al contado con liquidación”. 

A %d blogueros les gusta esto: