Por la mayor recaudación de los granos y el ajuste en el gasto, el déficit fiscal en abril siguió cayendo

La mayor recaudación por la soja y el menor crecimiento del gasto le dieron un respiro a las cuentas fiscales en abril y le permitieron cerrar las cuentas con el menor déficit fiscal de los últimos tres meses. Así, el resultado primario se redujo 95% interanual y arrojó un saldo negativo de $ 11.445 millones.

El pago neto de intereses de deuda fue de $ 45.587 millones. De esa forma, si se suman los intereses, el déficit financiero fue de $ 57.032 millones, 78,6% menor al del año pasado.

Según analistas consultados, el dato difundido este jueves por el Ministerio de Economía se ubica en la trayectoria para cumplir con la meta de déficit de 4,2% del PBI en el Presupuesto.

El rojo acumula $ 80.594 millones en el primer cuatrimestre, lo que representa un 0,2% del PBI y un resultado menor a lo previsto.

“El acumulado de los primeros cuatro meses muestra un déficit primario menor al 2016, 2017, 2018 y 2020, es una contracción más rápida del déficit y de ese modo hay margen para el gasto covid que se anunció este jueves”, dijo Joaquín Waldman, economista de Ecolatina.

Por el lado de los ingresos, se recaudaron $ 610.182 millones en abril, una suba del 92,9% interanual. Influyó la baja base de comparación con abril del año pasado por la cuarentena y los derechos de exportación, que subieron 177,8% interanual y acumularon el mayor registro desde 2012, según dijo el Ministerio de Economía.

Se destacó además el crecimiento de ingresos no tributarios, con un aumento del 154,3% interanual por una mayor recaudación de tasas de organismos descentralizados. Mientras que los recursos de capital cayeron por la suspensión del financiamiento a la ANSES por parte del FGS para cubrir el programa de Reparación Histórica.

Por el lado de las erogaciones, el el gasto primario totalizó $ 621.627 millones, lo que representó una suba de 14% anual (por debajo de la inflación que en un año superó el 40%). Además, otra razón es la eliminación de los programas IFE y ATP para este año y que fueron ejecutados el año pasado.

A diferencia de los meses previos, los subsidios económicos aumentaron 10% en un año, alcanzado los $ 65.251 millones. Para mayo, se espera el aumento del 9% en las tarifas, si bien es inferior al 15% previsto por Martín Guzmán.

El principal incremento vino de la mano del gasto de capital, que creció 102% y sumó $ 24.145 millones impulsado por una suba de la inversión de empresas públicas, obras para la construcción de autopistas y autovías y la implementación del Plan Federal Juana Manso.

El resultado de abril reflejó así una mejora frente al déficit primario de marzo de $ 74.465 y dejó abierto un escenario de mayor holgura para el Gobierno, que este año prevé sumar $480.000 millones en medidas de asistencia a empresas y familias por las nuevas restricciones. 

“El mayor gasto en subsidios y ayuda social estaría financiado por los ingresos no previstos de retenciones e impuestos extraordinarios, manteniendo el déficit primario cercano a la meta presupuestaria”, aseguraron desde Delphos Investment.

A %d blogueros les gusta esto: