Votan la ley para aumentar el Impuesto a las Ganancias para las empresas

La Cámara de Diputados, esta noche, se encamina a votar los cambios al Impuesto a las Ganancias para empresas, sin acompañamiento de Juntos por el Cambio ni del lavagnismo.

El texto establece una tasa del 25% para empresas con ganancias de hasta $ 5 millones; del 30 % para ganancias de hasta $ 20 millones y del 35 % para las sociedades que superen esa cifra. Sobre la distribución de dividendos, estipula que todas las empresas pagarán la misma alícuota del 7%.

La actualización de las tasas será anual y se hará en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC).

“Estamos revirtiendo la muy mala reforma tributaria que se hizo en 2017. Ya logramos que más de 1 millón de personas dejen de pagar Ganancias y ahora vamos a implementar un sistema progresivo para las empresas que va a implicar una mejora para el 90% de las sociedades. Queremos un sistema tributario más progresivo”, defendió ante Clarín el diputado del Frente de Todos, Itai Hagman.

Juntos por el Cambio adelantó su rechazo. “La ley plantea una falsa antinomia de PyMes versus empresas grandes para enmascarar lo que es un nuevo aumento tributario, que se suma a los 18 que hicieron desde que asumió Alberto Fernández”, sentenció Luciano Laspina (PRO).

“Deshace la reforma tributaria de 2017, por la cual ya todas las empresas estarían pagando 25% de alícuota, e incrementa el impuesto en 10 puntos. Como las empresas tienen capacidad de trasladar los impuestos, esto tendrá un efecto en los precios y en el ingreso real de los consumidores, que no ha sido evaluado”, advirtió por su parte el radical Alejandro Cacace.

El lavagnismo tampoco estaba dispuesto a acompañar. “El proyecto no apoya a las PyMEs y tiene una falaz progresividad. Responde exclusivamente a una necesidad fiscal atendible, pero choca de frente con la posibilidad futura de la inversión necesaria para generar trabajo y combatir la pobreza”, apuntó a Clarín el diputado Jorge Sarghini.

El proyecto fue presentado por el Ejecutivo como una forma de rellenar el hueco fiscal -estimado en $ 48.000 millones- que generará la rebaja del piso del Impuesto a las Ganancias a personas físicas, aprobada en abril y que beneficiará a un 1,2 millones de personas, aunque aún no fue reglamentada.

Por eso, durante el debate en comisiones, la discusión giró en torno al impacto fiscal de la medida. 

Un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) estimó un impacto fiscal positivo de $ 320.000 millones, muy por encima de los entre $45.000 y $50.000 que planteaba el oficialismo.

Pero en ese entonces el presidente de la comisión de Presupuesto, el oficialista Carlos Heller, insistió en que sería menor y afirmó que la diferencia con el documento de la OPC es que esa oficina “comparó el impacto con una tasa de tributación del 25% a partir del supuesto teórico de que en 2021 estaría vigente esa tasa”, pero que haciendo el contraste con una tasa del 30 % “como se venía aplicando” hasta diciembre de 2020 el impacto calculado por la OPC es de $ 57.000 millones.

A %d blogueros les gusta esto: