El kirchnerismo confía en tener quórum y aprobar, con cambios, la nueva ley que regula a los fiscales

Con modificaciones al texto -motorizadas por el ministro de Justicia, Martín Soria– el oficialismo buscará dictaminar los cambios a la Procuración el martes que viene y confía en conseguir el número para votarlo en el recinto este mes. En alerta, Juntos por el Cambio emitió un comunicado denunciando que el Frente de Todos busca “impunidad”.

El proyecto, aprobado el año pasado en el Senado -donde el oficialismo tiene mayoría- había quedado frenado en la Cámara baja por falta de votos. Pero ahora el Frente de Todos sorprendió al asegurar que puede alcanzarlo y aceleró el debate.

Los presidentes de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia llamaron para el martes que viene a una comisión conjunta. Dado que el protocolo virtual no permite dictaminar en forma remota sin acuerdo de los vice presidentes de las comisiones -que son de la oposición– la convocatoria es presencial para las 19 en el segundo piso del Anexo de Diputados.

“Se va avanzar y seguramente votar este mes, con cambios. Por eso Soria y (su vice Juan Martín Mena se vienen juntando con todos”, aseguraron fuentes del bloque oficialista.

Juntos por el Cambio, que se opone tanto a este proyecto como a la Reforma Judicial teme que lo consigan. “El proyecto se aprueba por mayoría simple. Si consiguen el quórum tienen muchas posibilidades de hacerlo y están a dos o tres, muy cerca”, asegura una autoridad radical.

“Van por todo. Hay que despertar jueces, fiscales, ciudadanos, no dejarse anestesiar, reaccionar y resistir. Juntos por el Cambio es minoría y el kirchnerismo puede imponer el número en Diputados. Frente a ello, la sociedad civil debe hacerse escuchar si queremos una Justicia independiente. Sin ella no queda nada de República”, aseguró el jefe de interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri.

La principal bancada opositora tiene 115 diputados. Los cuatro cordobeses de Juan Schiaretti y los tres legisladores de Consenso Federal siguen firmes en la negativa a acompañar y el rionegrino Luis Di Giácomo -enemigo provincial de Soria- también.

La tensión se vislumbró en el plenario de comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia, de este viernes, convocado sorpresivamente a última hora del jueves por Rodolfo Tailhade, uno de los diputados más duros del kirchnerismo que preside Justicia.

Juntos por el Cambio participó solo del arranque para denunciar que su espacio no iba a “consentir el tratamiento” y acto seguido todos los legisladores de esa bancada se desconectaron.

La diputada de Consenso Federal, Graciela Camaño, también salió.

“Este proyecto está orientado a garantizar la impunidad, destruir la autonomía del Ministerio Público Fiscal y esta comisión fue gestada entre gallos y medianoches, sin darle intervención a quienes oficiamos como autoridades”, planteó el radical Gustavo Menna, vice presidente de Asuntos, antes de anunciar la salida de la reunión.

Y arremetió planteándole al Frente de Todos que se quejan del procurador interino (Eduardo Casal) pero nunca pusieron a consideración el pliego del candidato del presidente: Daniel Rafecas.

“En ningún momento se limitó posibilidad de que la oposición acercara expositores. No hace falta que les avisemos que tienen posibilidad de proponer, ya conocen las dinámicas. Lo hacen para escapar de una discusión que no quieren dar en el Congreso. La quieren dar en redes sociales y en los medios”, retrucó sobre el final Tailhade en alusión a los comunicados que rápidamente replicó Juntos por el Cambio y las fundaciones de los tres partidos de la coalición con el hashtag #LeyDeImpunidad.

“La reforma enmascara un plan de impunidad. Busca revertir el avance de las causas judiciales que involucran al kirchnerismo y construir una justicia adicta”; “Sin fiscales independientes no hay Justicia y sin Justicia no hay República”, fueron algunas de las consignas compartidas en redes.

Desde el oficialismo consignaron además que al hacerse cambios el proyecto volverá al Senado y que es “insólito” que Cambiemos no quiera discutir “aportes”.

Durante el encuentro expusieron Alberto Binder; la fiscal Mariela Labozzetta; el juez de la Corte Suprema de Santa Fe, Daniel Erbetta; y juez cordobés José Asís. Sugirieron retoques pero todos se mostraron a favor del proyecto que reduce el mandato del procurador, baja las mayorías para su designación y establece nuevos sistemas de remoción.

Entre los cambios aceptados por el ministerio de Justicia, se quitarían las facultades que el Senado agregó en la media sanción para la Bicameral de Ministerio Público Fiscal en materia de concursos y cantidad de miembros en el tribunal de enjuiciamiento.

A %d blogueros les gusta esto: