VIDEO | Amor no correspondido y varios secretos detrás de “Para Elisa”, la famosa pieza de Beethoven

El sonido es reconocible, una melodía universal que todos saben de memoria. Pero la bagatela “Para Elisa”, una de las más famosas de Beethoven, guarda mucho más que los 60 minutos que la conforman.

La pieza musical es una creación que el mundo conoció solo 40 años después de que Beethoven falleciera, el 26 de marzo de 1827. Esto fue posible gracias al descubrimiento de Ludwig Nohl, un joven músico y seguidor del pianista alemán.

El hallazgo lo consiguió mientras recolectaba manuscritos de Beethoven para realizar una publicación completa de la obra del artista. El boceto estaba en un cuaderno de composiciones que guardaba Therese Malfatti von Rohrenbach, quien era alumna y amiga del compositor. Se cree que entre ellos hubo una relación que nunca se pudo concretar ya que ella se terminó casando con otra persona.

A pesar de que no concuerda la dedicatoria con el nombre de Theresa, a la pieza se la conoce de ambas formas. No se sabe a ciencia cierta si fue un error de escritura de Beethoven, una forma peculiar que tenía de llamar a su amada o un error de lectura de Ludwing Nohl.

El nombre no fue lo único que generó polémica, pues también se puso en cuestionamiento que Beethoven fuese el creador de la obra. Sin embargo, después de revisar sus anotaciones, se pudo descubrir que en sus borradores ya se daban pistas fragmentadas de lo que es la composición final.

¡Mirá el video!

A %d blogueros les gusta esto: