Coronavirus: Alberto Fernández se reúne con Axel Kicillof para evaluar la crisis sanitaria en el AMBA

Axel Kicillof llegó esta tarde a la Casa Rosada junto a su viceministro de Salud Nicolás Kreplak para reunirse con el presidente Alberto Fernández. El gobernador bonaerense repasa con el jefe de Estado la situación sanitaria de la Provincia y del área metropolitana. Preocupa en la Provincia la disponibilidad de unidades de terapia intensiva ante el avance de la segunda ola de coronavirus.

La Provincia plantea desde hace semanas la necesidad de medidas restrictivas en el AMBA. Kicillof pretende que se cumplan con mayor rigor las medidas adoptadas la semana pasada. El mandatario bonaerense volvió a advertir este viernes sobre el aumento de internaciones de jóvenes.

“En la Provincia de Buenos Aires, ayer, la edad promedio de los 1821 internados en cuidados intensivos fue de 61 años. De ellos, 851 -prácticamente la mitad- tienen MENOS de 61 años. Es lo que vi al recorrer nuestros hospitales. Lo señalé para advertir que no alcanza con ser joven para salvarse de tener la enfermedad en su forma más grave. No es una gripecita”, señaló por la mañana en sus redes sociales antes de acudir a la Rosada.

Los laderos del gobernador señalan que la Provincia reclama que las medidas tomadas hasta el momento se cumplan con mayor efectividad. El ministerio de Seguridad nacional reclamó al ejecutivo porteño que aumenten los controles.

Mientras sube la tensión política entre el oficialismo nacional y bonaerense con la Ciudad, en altas fuentes de la jefatura de Gobierno advierten que será necesario incrementar las medidas restrictivas. “Hay quienes dicen que será necesario aplicar la táctica del martillo y bajar la circulación, ir a una suerte de Fase 1 durante las próximas semanas, aunque sin necesariamente suspender del todo las clases presenciales”, advirtieron.

En la Nación y en la Provincia objetaron las declaraciones del ministro de Salud porteño Fernán Quirós, quien había dicho que los casos en la Ciudad están bajando. “Hay un amesetamiento, pero muy alto -de 2700 casos- es un número que no es sustentable”, señalan.

En la Capital creen, además, que la situación en la Provincia es más apremiante y que si las unidades de terapia en Provincia se saturan no se tardará en derivar las internaciones a la Ciudad. “La próxima semana serán necesarias más reuniones”, adelantaron en el gabinete de Horacio Rodríguez Larreta.

Nota en desarrollo

A %d blogueros les gusta esto: