Murió el segundo motochorro que fue perseguido y atropellado por la víctima de una salidera bancaria en Rosario

La persecución de un joven a dos motochorros que le robaron un bolso con dinero, un episodio ocurrido el jueves en la zona oeste de Rosario, sumó este viernes otra novedad que puede impactar en la suerte del hombre asaltado: murió el segundo de los asaltantes, Luciano Escudero (29), que que estaba internado y con custodia policial. El otro ladrón había muerto en el acto.

El conductor de la camioneta que los embistió, al que le habían arrebatado dos mil dólares y dos mil pesos, permanece detenido. El fin de semana será llevado a audiencia imputativa. Aunque aún no está definida la figura, su abogado defensor especuló que será señalado como responsable de un doble homicidio.

El fiscal de Homicidios Dolosos Patricio Saldutti suma testimonios y estudia el material de las cámaras de seguridad de la zona para avanzar sobre la mecánica del robo y de la posterior persecución. Quiere determinar si D.C., de 25 años, quien conducía una camioneta Chevrolet S10 que pertenece a su padre, se excedió o no en su defensa.

La carrera de la que participaron la camioneta del asaltado y la motocicleta en la que fugaban los ladrones se extendió unos seiscientos metros, en el barrio Fisherton.

D.C. fue abordado en Amuchástegui al 600, cuando llegaba desde el centro de la ciudad tras concretar una operación cambiaria. Los ladrones rompieron el vidrio de la camioneta, lo bajaron mientras lo amenazaba con un arma y le exigieron el bolso en el que llevaba el dinero. Se investiga si lo siguieron o si tenía algún dato puntual sobre la transacción que había realizado.

Pablo Rajmil, abogado defensor de D.C., aseguró que los motochorros hicieron tres disparos al aire para intimidarlo, pero el fiscal no tiene constatado ese hecho puntual. En el lugar del robo se encontró parte de un cargador con balas calibre 9 milímetros que estaban intactas, por lo que se investiga si el arma que llevaban los ladrones pudo fallar cuando intentaron accionarla.

Tras el arrebato, D.C. decidió seguir con la camioneta a los motochorros. En Zuviría al 200 impactó contra la moto. Diego Nicolas Quiroga García, de 25 años, murió en el acto, producto de la colisión. Escudero se encontraba internado en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez a causa de los múltiples traumatismos que sufrió y falleció este viernes.

D.C. no sufrió lesiones, aun cuando su camioneta terminó el raid sobre la vereda y tras estrellarse contra un árbol. Rajmil sostiene que los ladrones pudieron mostrar un arma durante la persecución y que su defendido quizá se agachó instintivamente para protegerse y que eso pudo provocar la posterior colisión.

“No hubo intención ni dolo de matar. Interpretamos esta instancia como un accidente”, planteó el abogado defensor, quien aseguró además que D.C. actuó bajo un estado de “emoción violenta”. “También tiene que ver con el cansancio de la gente”, justificó.

En el lugar en el que se produjo la colisión se halló un bolso con el dinero y un arma calibre 9 milímetros con el cargador desarmado.

La Justicia investiga la posible participación de un tercer delincuente que, también a bordo de una moto y aparentando trabajar como delivery, pudo participar del robo.

Antes de conocerse la muerte del segundo motochorro la fiscalía había definido desdoblar la investigación. En el robo calificado interviene la fiscal de Flagrancia Andrea Vega.

Los familiares del joven conductor de la camioneta denunciaron amenazas y abandonaron la casa donde viven, a metros de donde se produjo el robo. Los dos motochorros que fallecieron vivían en una zona cercana. Para evitar incidentes o ataques en el lugar la defensa de D.C. solicitó se disponga para ese domicilio una custodia policial.

Rosario. Corresponsal.

GL

A %d blogueros les gusta esto: