Juri pide la segunda

En Tucumán comenzó la carrera de algunos funcionarios para hacerse del cargo de ombudsman. Son 52 en total los aspirantes, entre ellos el actual Legislador Lalo Cobos, a quien todavía le quedan tres años de mandato, el CPN Mario Koltan y el mismo Juri Debo que considera hizo méritos suficientes como para que la legislatura lo ratifique por 5 años más en el cargo.


El cargo de ombudsman provincial actualmente lo desempeña el CPN Fernando Juri Debo, quién admitió en una entrevista en el programa televisivo Los Primeros desea seguir en el cargo, y que considera haber realizado una buena gestión
El martes 9 de febrero venció el plazo de inscripción de postulantes para el cargo de Defensor del Pueblo de Tucumán y ya rige el plazo para impugnaciones de candidatos, de cumplirse el cronograma previsto, el 26 de febrero podría conocerse si Juri Debo es ratificado por la Legislatura o si se designa un nuevo ombudsman.


La autonomía de dicha institución es una característica fundamental para el funcionamiento de la Defensoría del Pueblo en la provincia, pero Juri no puede ocultar su relación con el poder político de turno, “Soy amigo de varios legisladores” dijo ante las preguntas de Omar Noblega. Minutos después anunció sin sonrojarse que el aumento en las tarifas de energía eléctrica aumentará un 36 por ciento hasta el mes de abril, desde enero empezó a impactar una suba proporcional de un 23 porcentual y en abril impactará en las tarifas un aumento del 13 por ciento, remarcó.


Los requisitos para aspirar al cargo

1.Ciudadanía natural en ejercicio o legal después de dos (2) años de obtenida.

2.Veinticinco (25) años de edad, como mínimo.

3. Estar domiciliado en la provincia en forma ininterrumpida por lo menos dos (2) años antes de su designación.

4. El Defensor del Pueblo durará cinco (5) años en sus funciones y puede ser reelecto.

La Constitución Provincial dispone que la Defensoría del Pueblo es un órgano unipersonal e independiente, con autonomía funcional y autarquía financiera, que no recibe instrucciones de ninguna autoridad. Está a cargo de un Defensor del Pueblo que es asistido por defensores adjuntos cuyo número, áreas, funciones específicas y forma de designación son establecidas por la ley respectiva -Art. 81.-

Atribuciones y deberes


El artículo 82 de la Constitución Provincial reza: “Son atribuciones y deberes del Defensor del Pueblo la defensa, protección y promoción de los derechos humanos y demás derechos e intereses individuales, colectivos y difusos tutelados en esta Constitución, la Constitución Nacional, los Tratados Internacionales y las leyes, frente a los actos, hechos u omisiones de la Administración Pública provincial y municipal, o de prestadores de servicios públicos, siendo todas sus actuaciones gratuitas para el ciudadano”.

Los 52 tucumanos que aspiran a ocupar el puesto de ombudsman

Cambera Amelia
Lobo Bougeau
Prospero Martín Guerrero
Aramayo Mario
María Fernanda García
Iván Llorens Dip
Silvan Marías Marta
Castro Vanesa Raquel
Ibañez Saúl Alberto
Koltan Mario
Rodríguez Julieta
Rossini Paola
Monasterio Arroyo Karina
Monasterio Arroyo Valeria
Selín Lorena Paola
Kassar Francisco Martín
Paz Belén Rocío
Juri Fernando Said
Agenor González Ramón
Del Campo Adriana Marianela
Pereyra Sandra Patricia
Ruiz Antonia Amalia
Morales Ebrahim Gladys
Guardia Victor Hugo
Martinez Edgardo Sebastian
Vega Juan Santos
José Guillermo Rodríguez
Nicolás Juárez Dappe
Eduardo Cobos
María Fernanda Juárez
Ana Raquel Soria
Cesar Ismael Toledo
Miguel Francisco Paz
Julio Roberto Bringas
Daniel Alberto Ponce
Hernán Guillermo Santana Vacas
Ana Valoy
Víctor Hugo Giudice
Sebastián Arena
Santos Roberto Santana Vacas
Edith Deolinda Guardia
Ramon Víctor Fabio Lastra
Nilda Amalia Medici Paz
María Emilia Saavedra
María Emilia Saab
Ángel Esteban Soria
María Inés Guzmán
Jose E. Garcia
Ana María Rodríguez
Betiana Jiménez
Ana María Bestani
María Priscila Paz

INCOMPATIBILIDADES PARA EJERCER EL CARGO


En ese sentido, Art. 123 de la Constitución Provincial dispone que “No podrán los funcionarios judiciales intervenir activamente en política, firmar programas, exposiciones, protestas u otros documentos de carácter político, ni ejecutar acto alguno semejante, que comprometa la imparcialidad de sus funciones.”


En nuestra provincia, las causas de incompatibilidad partidaria únicamente producen efectos a partir del momento de la elección, ya que la persona elegida deberá cesar en un plazo de 10 días corridos, la situación de incompatibilidad.


Un poco de Historia


En su acepción etimológica, la palabra sueca “ombudsman” está compuesta por “ombud”, que significa: el que actúa como vocero o representante, frente a los continuos excesos del poder o la siempre dispar relación entre Administración Pública y ciudadanos, y “man”: hombre.
Para Barraza, el Defensor del Pueblo es “un funcionario público independiente y autónomo, que controla a la Administración Pública, el ejercicio de la función materialmente administrativa de los órganos judicial y legislativo, y los hechos, actos u omisiones lesivos de los derechos fundamentales de cualquier persona físicas y/o jurídicas.
Fue en Suecia donde nace la figura del Ombudsman o Defensor del Pueblo tal como hoy en día la conocemos. Se le encargó el control de la observancia de las leyes por parte de los tribunales y funcionarios, facultándolo para demandar ante la Justicia a quienes en el ejercicio de su función hubieren descuidado el correcto desempeño de los deberes propios de su cargo.
En nuestro país, al reformarse en 1.994 la Constitución Nacional, se instituye la figura del Defensor del Pueblo de la Nación u Ombudsman Nacional.
En la Provincia de Tucumán, la Institución del “Defensor del Pueblo” fue creada por la Ley Nº 6.644, con la misión de ejercer la defensa y protección de los derechos e intereses legítimos de las personas y de la comunidad, consagrados en la Constitución Nacional, Provincial y Leyes dictadas en consecuencia, frente a los actos, hechos u omisiones de la Administración Pública Provincial.
La misma se inaugura con el Dr. Sergio Díaz Ricci como primer Defensor del Pueblo de Tucumán (1.995-1999), quién fue el propulsor de la citada Ley de Creación, en la convicción que este Organismo “constituye un mecanismo de control sobre la administración, dispuesto por el Parlamento en beneficio del ciudadano particular” (Sergio Díaz Ricci. “Rendición de Cuenta” 1.991-1.995, Pág.43)
Durante la gestión del Dr. Jorge Alberto García la Institución adquiera raigambre Constitucional, incorporándola en el Capítulo Segundo: Órganos de Control, Art. 81º a 86º de la Constitución Provincial, reformada en el año 2.006, que establece que “Son atribuciones y deberes del Defensor del Pueblo la defensa, protección y promoción de los derechos humanos y demás derechos e intereses individuales, colectivos y difusos tutelados en la Constitución Nacional, en la Constitución Provincial, los Tratados Internacionales y las leyes, frente a los actos, hechos u omisiones de la Administración Pública provincial y municipal, o de prestadores de servicios públicos, siendo sus actuaciones gratuitas para el ciudadano”, dotándolo, en materia de su competencia, de legitimación procesal amplia.

Evaluación de la Gestión

La gestión del actual Defensor del Pueblo de la provincia está sujeta a la evaluación por parte de la ciudadanía, la misma que tuvo que soportar aumentos de tarifas en los servicios públicos de forma desmedida en los últimos cinco años, los mismos años coincidentes con su mandato. Cabe recordar que en noviembre del año pasado un grupo de damnificados por los elevados aumentos en los planes de ahorro, se manifestaron por no sentirse representados por Fernando Said Juri Debo. “No está a la altura de la situación”, sostuvieron.

La figura del Defensor del Pueblo debe ser ante todo un interlocutor entre el pueblo, sus derechos y necesidades y el poder y como dice
…”se erige en un mediador calificado desde su posición de independencia, no para buscar responsables, sí para articular soluciones a los problemas que generan las antinomias; es también un signo de identidad democrática; un instrumento de participación ciudadana; un medio de legitimación cotidiana de las instituciones estatales; una forma de recrear la confianza de la ciudadanía en las instituciones estatales; un instrumento ágil, diferente, informal e inmediato para defender los derechos humanos; en suma, es un medio de sensibilización del poder público acerca de las reales insatisfacciones de una sociedad”…


Fuentes
Mario Alejandro Herrera “EL DEFENSOR DEL PUEBLO DE TUCUMAN”. Algunas reflexiones: entre incompatibilidades y “poderes”.
https://www.colegioabogadostuc.org.ar/aplicativos/documentos/94_EL%20DEFENSOR%20DEL%20PUEBLO%20para%20publicar%20(1).pdf

Jorge Luis Maiorano “El Ombudsman y el fortalecimiento de los derechos ciudadanos ante los retos del siglo XXI. Memorias del VI Congreso Internacional del Instituto Internacional del Ombudsman”, con el artículo titulado “En los umbrales del siglo XXI: ¿Crisis de identidad o evolución?”, Ed. Defensor del Pueblo de la Nación, Buenos Aires, 1997.

A %d blogueros les gusta esto: