bty

El clan familiar

Estoy a días de cumplir mis 60 años de edad, y hoy, escribiendo mi nombre completo y fecha de nacimiento, me llegó un recuerdo de mi infancia en el que mi madre me revelaba cual era mi primer nombre y mi apellido. Ustedes se preguntarán “¿Acaso era un secreto inconfeso.”? Pues no. Hasta hace unas pocas décadas, l@s niñ@s no sabíamos cual era nuestro nombre completo y nuestro apellido hasta entrar a la escuela, solo respondíamos al nombre o apodo por el que mamá había decidido llamarnos en casa.

bty

Recuerdo estar parada frente a la mesa de la cocina y mi mamá preparando los útiles escolares que debía llevar mi primer día de clases, ella se veía emocionada, pero yo, no. Me dijo algo así como: “Ahora la maestra te va a llamar por tu nombre completo y apellido”. Debo haber  tenido un gran signo de pregunta sobre mi cabeza. Recuerdo que le pregunté que era eso del apellido y ahí surgió algo hermoso: mamá me explicaba que pertenecíamos a una familia compuesta por ella, mi papá y mis hermanos, que todos nosotros nos distinguimos de otros en la escuela por llevar el mismo apellido, que a partir de ahora yo iba a ser reconocida como una de los hermanos Juárez. También me dijo que mi primer nombre es María, igual que mis dos hermanas mayores, porque mi papá era radarista y amaba las estrellas con sus nombres y significados, así que nosotras éramos, para él, Las Tres Marías.

bty

Quizás sea que estoy algo sensible porque está llegando una fecha muy importante para mí, pero creo también, que es hermoso destacar lo significativo de pertenecer a una familia. El clan familiar y su historia nos pertenecen. El apellido es nuestro sello de identidad y el historial escrito por nuestros ancestros es mucho mas importante de lo que suponemos.

Guerras, hambruna, enfermedades, abusos sexuales, de confianza o de poder, abortos, traiciones, mentiras, pobreza, esclavitud, suicidios, homosexualidad, alcoholismo y tantos otros secretos que se guardan, que se ignoran, que no se dicen por temor o por dolor. Todo pertenece al clan familiar y es nuestro derecho de nacimiento saber cual es nuestra historia y la de nuestra familia.

bty

Lo que la boca calla, el cuerpo lo expresa. Lo que la familia calla la vida lo revela en acontecimientos inesperados. “Y los pecados de los padres los pagarán los hijos hasta la tercera y cuarta generación.”

Si aún tienes a tus abuel@s o a tus padres, pediles que te cuenten la historia familiar, tal como la recuerdan. Es tu derecho de nacimiento dentro del clan conocer tus raíces. Quizás en esas historias encuentres las respuestas que estas buscando a sucesos de tu vida que aún no comprendes.

A %d blogueros les gusta esto: