¿VIVES LA VIDA O LA VIDA TE VIVE?

Sabes, últimamente siento que nos hemos asqueado, como si ya no quisiéramos sentir. Donde sentir se torna anticuado o algo que ha pasado de moda. ¿Decir lo que sientes? ¿Expresarte? Claro que no, te van a mirar raro. O al menos esa es la lógica que se percibe hoy en día.

Vive el momento” te dicen en todas partes, pero no vemos a nadie viviendo, sino dejándose vivir por la vida. Letreros, anuncios y reportes en diarios, revistas y noticieros sobre lo que “el mundo y la vida” nos presenta pero jamás o casi nunca sobre lo que dejamos en él y ella.

Déjame preguntarte algo, ¿realmente te has cansado de sentir? ¿Qué crees que sería la vida sin sentir algo positivo, sin expresarlo, sin sentir cómo fluye la sangre por tus venas? Ni hablar de cuando estás enamorado o enamorada, celebrar el amor es lo más bonito de la vida. Creo, en mi opinión que es el patrón para desbloquear cualquier situación y transformarla de negativa a positiva.

Y no te confundas porque aquí no quiero ilusionarte con que la vida será color de rosa porque no será así, entiendo que haya altibajos y es que somos seres humanos y siempre habrá alguno pero por favor, no te rindas. Piensa que la vida son dos días, “¡que se termina!” escucho a los que aún quedan motivados, a aquellos que aún tienen la valentía de sentir y no quedar en ridículo.

Me gustaría que cierres los ojos ahora mismo (o cuando termines de leer esto) e imagines uno o aquellos momentos en los que sentiste que viviste la vida. Tal vez te remontes a tu niñez, o simplemente, al ayer. Piensa en los detalles, en lo que estabas haciendo, con quién estabas, quizá había música o una melodía suave sonando de fondo, o tal vez simplemente recuerdes el ruido de los pájaros o de un río, por favor tráelo de nuevo. Permite que cada sensación se adueñe de ti, recuerda el tacto del objeto que tenías en tus manos si ese es tu caso, recuerda cómo veías a ese objeto.

Sabes, en mi caso siempre recuerdo sensaciones bonitas cuando miro a mis plantitas que tengo en la ventana de mi habitación. Y es que sí, son verdaderamente pequeñas y eso las hace especiales. Verlas crecer diariamente es algo que me nutre el alma, es como si estuviéramos unidos de alguna manera. Mientras ellas crecen, yo crezco también.

Y es que lo sublime de la vida es está en lo pequeño, cuanto más sientas, más vives. Por favor, ¡actívate!. El mundo te necesita, tus sueños te esperan. Vive la vida y no dejes que ella te viva. Y ten siempre en cuenta que serás eterno siempre que seas recordado o recordada tanto si lo desees como si no…
Abraza la vida, sácale el jugo, emociónate y haz que los días cuenten…

Un fuerte abrazo.

A %d blogueros les gusta esto: