HOY CELEBRAMOS EL DÍA DEL PROFESOR

En este día se conmemora a José Manuel Estrada, quien falleció el 17 de septiembre de 1894.

Hoy, recordando a José Manuel Estrada, se destaca la labor de los profesores que diariamente trabajan en la formación de los estudiantes.

José Manuel Estrada, fue profesor, historiador, orador, escritor, periodista y uno de los más destacados intelectuales de la segunda mitad del siglo XIX, quien dejó un legado genuino y moderno que cambió la historia del pensamiento argentino.

Desde Diario Alternativo de Tucumán creemos que esta es una oportunidad para reflexionar sobre la noble tarea de educar. Es por eso que nos pusimos en contacto con Rodrigo Ortiz, profesor de Economía, quien nos cuenta sobre su experiencia en su paso por la carrera, cómo fueron sus prácticas, cuál es el rol del docente en el aula y qué significa para él la educación.

José Rodrigo Ortiz, reside en la ciudad de Simoca y estudió en la Escuela Superior de Comercio General José de San Martín (Monteros) donde luego de transitar durante cuatro años por los pasillos de aquella institución, en diciembre de 2019 se recibió de profesor en economía con un promedio destacable de 9.53.

Antes de elegir esta profesión, se encontraba estudiando Ciencias Económicas pero cuando se enteró sobre la carrera del profesorado se interiorizó sobre ella y allí comenzó toda su aventura.

Desde chico siempre se interesó por la economía, la contabilidad y la aplicación de ellas en los aspectos de la vida y aunque nunca imaginó ser profesor, hoy considera que es una de las profesiones más hermosas que existen:

Mi corazón de tiza y pizarrón, no puede decir lo contrario. Es una de las carreras que te da muchas satisfacciones sobre todo en lo que hace al contacto con el otro. El docente tiene la posibilidad de acercarse a los estudiantes desde otra mirada, conectando de corazón a corazón,  para poder llegar a aprendizajes que sean más significativos”, comenta.

Posiblemente uno de los mayores miedos de quienes comienzan un profesorado sean las prácticas, el hecho de no poder dar respuestas, de no saber cómo  contener a un estudiante, cómo pararse dentro del aula. Para Rodrigo, las prácticas fueron clave en su formación:

Realizar las prácticas fue lo mejor que me pasó en mi formación. Aprendí mucho en esta etapa, crecí, mis estudiantes me hicieron crecer, entendí muchas cosas. Como docentes tenemos mucho poder. Podemos potenciar al educando.

Prácticas realizadas en la Escuela Técnica N°1 de Monteros

Es menester aprender a manejar ese poder, saber ayudar a los chicos desde un lugar sano, para que sean personas capaces, con seguridad, con la ambición de llegar lejos. Para mí, el aprendizaje significativo no se logra sin el toque humano porque enseñar es arte, ciencia, técnica y sobretodo amor, todo a la vez. Y así como en una empresa el líder debe mantener motivado al grupo para que su desempeño alcanzado sea el mejor, del mismo modo debe actuar el docente, en esta organización llamada clase, con un capital humano particularmente dinámico, complejo y con muchas cualidades: los estudiantes.

Es por esto que es importante trabajar los dos primeros años en ese miedo que quizá uno tiene al comenzar la carrera, tratar de llenarnos de conocimiento, leer mucho, adquirir herramientas, técnicas, para que luego esa primera vez frente a los estudiantes sea un poco más llevadera y ahí aplicar lo aprendido.  La práctica también te enseña que en el aula, el docente no es el único que posee conocimientos, los estudiantes también los tienen, entonces es un proceso de retroalimentación, todo el tiempo el docente debe evaluarse así mismo para poder mejorar esa transposición de conocimientos.

Entonces, ¿cuál es el rol que el docente debe tener frente a sus alumnos?

Para responder a esta pregunta es importante destacar cuáles son los pilares de la educación según la UNESCO:

  • El saber (que hace al aspecto conceptual);
  • El saber hacer (cómo los estudiantes aplican esos conceptos);
  • El ser (cuánto los estudiantes valoran lo aprendido) y
  • El saber convivir (uno de los más importantes para desarrollar la empatía).

En ese sentido, el rol del docente tiene que ser de guía, de mediador, para cultivar esos pilares en cada educando y así encender y potenciar las luces de cada uno de ellos.

Todo docente tiene que saber ver a sus estudiantes; tener un lado humano que le permita acercarse a ellos; tiene que encender esas luces, mantenerlas encendidas o potenciarlas porque, desde mi perspectiva, pienso que todas las personas somos seres de luz.

Y ¿por qué hablo de luz? Porque soy un docente que se opone rotundamente a la idea de pensar en las personas como objetos, como recipientes, tal como la pedagogía bancaria lo sostiene. Yo estoy más al lado de la pedagogía constructivista, que piensa en las personas como sujetos, como seres de luz.

¿Qué significa para vos la enseñanza?

Entiendo a la enseñanza como la forma que tiene el docente de dar alas a sus estudiantes, de brindarles la posibilidad de ser libres, de ser hombres íntegros y de transmitir saberes significativos  que luego puedan aplicar en sus vidas cotidianas.

Enseñar no es solo transmitir conocimiento sino brindar herramientas para que los alumnos desarrollen sus capacidades y potencialidades para así convertirse en sujetos activos dentro de la sociedad. El aula debe ser ese laboratorio en donde el docente ayude al estudiante a descubrir todo eso.

“Una vez en una materia del primer año del profesorado, específicamente en Didáctica General, la profesora del espacio, preguntó si ser docente se hace o se nace. Y en ese momento, me mire y dije: “se hace”. Claro, hablaba desde mi propia experiencia. Y la verdad es que no sé si se hace o se nace con vocación docente, lo que si sé, es que yo me hice y le debo ese hacer, a cada profesor que me transmitió el amor por esta profesión”.

A %d blogueros les gusta esto: