Mikaela busca a su familia biológica

Mikaela tiene 28 años y ha decidido iniciar la búsqueda de sus padres biológicos.

Saber de dónde venimos, conocer nuestros orígenes, es fundamental para formar nuestra identidad.

Esa es la pieza que le falta a Mikaela para poder reconstruir y completar su historia.

En su acta de nacimiento, se detalla que nació el 18 de enero de 1992 en San Miguel de Tucumán a cercanías de la quinta agronómica, en el domicilio de una partera. Esos son los únicos datos más concretos que tiene y con los que contó para arrancar su búsqueda.

Desde pequeña, Mika siempre supo sobre su adopción. Sus padres adoptivos le explicaron que no era hija biológica pero luego ellos fallecieron y ni su familia ni la partera tienen datos sobre su origen.

Luego de la muerte de Graciela, su mamá, su abuela Olga la crío y fue quien la acompañó en todo este tiempo. En sus fotos de pequeña se puede ver esa sonrisa que demuestra que fue criada con mucho amor, pero la sensación de algo faltante aún estaba en su interior. Es por esto que en 2016 decidió saber más y junto a su abuela, habían planeado indagar sobre su pasado pero lamentablemente un cáncer de huesos se llevó a Olga antes de que pudiera acompañar a Mikaela en su búsqueda.

Hoy, con 28 años preguntas como “¿quién será mi papá?”, “¿quién será mi mama?”, “¿a quién me pareceré’” se intensificaron luego de que la joven tucumana comenzara a practicar Budismo de la Soka Gakkai, que fue clave y fundamental para ahondar sobre su identidad porque la ayudó a empoderarse como persona y a descubrir que todas las situaciones de la vida pueden transformarse en combustible para ser feliz.

Fue así que la búsqueda por redes sociales comenzó, con fotos de su niñez y actuales, acompañadas del siguiente texto:

View this post on Instagram

Mi nombre es Mikaela Añasco Domínguez, tengo 28 años, vivo en San Miguel de Tucumán. Estoy buscando mis orígenes biológicos (mamá, papá o hermanxs). Deseo poder completar mi historia de vida, conociendo sobre mis orígenes, parte de mi identidad. En mi acta de nacimiento figura que nací un 18 de enero de 1992 en San Miguel de Tucumán en el domicilio de una partera (zona quinta agronomica). Figuran mis papás adoptivos como padres biológicos, pero desde chica me explicaron que no era hija biológica. Mis papás adoptivos fallecieron, mi familia no tiene datos sobre mis orígenes y la partera tampoco. Hay posibilidades que mi mamá biológica me haya tenido en la casa de la partera (zona quinta agronómica) o que mi mamá biológica me haya tenido en otro lugar y haya tenido algún contacto con la partera para realizar mi adopción. O simplemente que me haya tenido y no haya conocido a la partera. La historia de parte de mi familia adoptiva fue que me adoptaron el mismo día que naci (18 de enero 1992). La partera los llamó para decirles que había una bebé que había nacido y estaba necesitando una familia. Me fueron a buscar de la casa de la partera (zona quinta agronomica). Así que puede que haya nacido ese mismo día o dias cercanos a esa fecha. Si tuviste una hija, o conoces a alguien que haya tenido una hija el 18 de enero 1992 o te resuena esta historia, contactame. Estoy buscando datos sobre mi familia biológica. Es muy importante para mí esta búsqueda, no tengo otros fines más que saber e indagar sobre mi historia, ejerciendo mi derecho a la identidad.

A post shared by Mikaela Añasco (@mikaela.anasco) on

Cuando le preguntas a Mikaela qué se imagina al pensar en sus papás biológicos, ella dice que le cuesta visualizar pero que a veces piensa en que su papá o su mamá podrían tener algunos de sus rasgos.

“Lo que más anhelo es que ellos sean felices y que no sufran ninguna vulneración de derechos.”

Y afirma que lo realmente importante para ella es conocer sus orígenes, como quien desea encontrar una pieza faltante en un rompecabezas.  

 “mi objetivo es poder saber principalmente mis orígenes, nombre y apellido de las personas que me dieron la vida. No quiero modificar o generar discordia en la vida de nadie. Si luego de tener acceso a esa información, surge una posibilidad de encuentro, será para mí un gran paso en lo personal y desde mi fe”.

Desde aquel 2 de julio, cuando emprendió su búsqueda, muchas personas se comunicaron con ella pero la información que les brindan no concuerda con lo que ella necesita.  Algunos otros le hablaron para brindarle su apoyo y también mucha gente se sintió conmovida e identificada con su historia que a partir de ella se animaron a buscar a sus familiares desconocidos.

Si tenes o conoces a alguien que pueda aportar datos relevantes para ayudar a Mikaela en su búsqueda, te podes contactar con ella a través de sus redes sociales:

https://mikala.anasco/ (Instagram)

https://mikaela.anascodgmail.com/ (Correo electrónico)

Mikaela Añasco (Facebook)

A %d blogueros les gusta esto: